Flote en el aire practicando yoga.

 Durante la práctica del yoga aéreo, o de antigravedad, estarás cabeza abajo todo el tiempo.

En primer lugar, nadie necesita ser un acróbata, ni mucho menos, para aprender y amar los ejercicios. No se requieren habilidades especiales.

El aéreo es solo uno de los pocos estilos nuevos de yoga. La mayoría de los centros dedicados a ello en todo el mundo tienen clases para principiantes. Y se expanden por todas partes. Ya pueden encontrarse en Los Ángeles, California, Nueva York, México, Argentina, Alemania, España, Francia y otras ciudades europeas y de Asia.

Los expertos dicen que un beneficio de llevar la rutina del lejos del suelo es que quien lo practique perderá su necesidad de estabilidad. Estará en el aire como en alguna historia fantástica.

El yoga antigravitatorio es una consecuencia del “yoga aéreo”. Ambos combinan las posturas de yoga tradicionales e incluso el baile con el uso de una hamaca estrecha colgada del techo.

Esto se debe a que el yoga antigravitatorio requiere un tipo especial de atadura que pueda soportar hasta 300 kilos de peso. La plataforma consta por lo general de cadenas de soporte, una correa de cinta, la hamaca de seda y sujetadores.

Dos cadenas de soporte suelen colgar del techo a menos de un metro del piso. La hamaca se regula a la altura que desee el usuario.

Todo el conjunto actúa como un columpio que puede doblarse hacia adelante y hacia atrás. Las posturas de yoga que algunos encuentran difíciles de hacer en el suelo, como el poste inverso, pueden ser más fáciles en el aire usando el equipo que agrega mas variedad de movimientos.

Quienes practican el yoga aéreo afirman que es una fuente de bienestar físico.

Pero faltan aún supervisiones clínicas que respalden la efectividad de esa modalidad en la mejoría de la salud general. El yoga anti gravedad es demasiado nuevo como para habérsele estudiado de una manera más profunda.
.
Los expertos afirman no obstante que la evidencia indica que al facilitar la flexión y el estiramiento de todo el cuerpo durante el ejercicio, los músculos y las articulaciones se fortalecerán y rehabilitarán, y la columna vertebral se descomprimirá mientras el cuerpo cuelgue libremente.

Al igual que con otras formas de ejercicio activo, los sistemas circulatorio, respiratorio y digestivo se mejoran a través del aumento de la circulación sanguínea. El yoga en general y el yoga antigravedad en particular promueven además beneficios para la salud emocional, psicológica y espiritual.

Hasta ahora las investigaciones muestran que las actividades de la mente y el cuerpo pueden reducir el estrés, y el yoga aéreo no es una excepción.

Hay una cantidad cada vez mayor de posturas populares para probar durante una sesión de yoga antigravedad. La más solicitada es la posición cruzada con la hamaca apoyada justo por encima de la cintura y las manos actuando como sostenes cuando las piernas se enderezan y el cuerpo se inclina atrás. Lentamente, deje que, solo entones, los brazos se abran para completar la forma de cruz.

El Aeroyoga tiene su origen en la India y se basa en la misma filosofía de los orígenes del Yoga en general. Se dice que la nueva técnica nació de los viejos sueños humanos con liberarse de los lazos del propio peso del cuerpo.

En este caso, el yoga antigravedad obtiene una sensación de ligereza y libertad con posturas relajantes y meditación. Según las recomendaciones de los especialistas para comenzar a practicar la modalidad, visite un centro en el cual entrenen en las técnicas.

El asunto aparece como crucial y quienes saben de estos ejercicios piden que nadie cree su propio espacio de yoga aéreo en casa mientras sea un principiante. Puede lastimarse.

Wellness Destiny

Frank Martin

Frank Martin

Periodista internacional y Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.