Wellness kitchen: El bienestar en la cocina

Biológica, accesible, durable… Son tres palabras que ya son parte de nuestra vida cotidiana porque representan una real necesidad tanto para nuestro bienestar como para el planeta.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha propuesto en su programa que “la alimentación y una agricultura sostenible contemplen un escenario con alimentos nutritivos accesibles a todos y donde los recursos naturales de los ecosistemas se utilicen para atender las necesidades presentes y futuras de las personas”.

En este sentido, vemos con agrado la proliferación de los huertos urbanos con el objetivo de comer local, lo cual resulta más saludable y económico.

Y como el bienestar comienza en el plato, te invitamos a conocer el fabuloso mundo de la Wellness Kitchen que nos propone una alimentación sana, 100 % natural y con productos provenientes de granjas orgánicas locales.

Wellness Kitchen: Del huerto al plato                                  

La wellness kitchen es una cocina simple, orgánica y saludable. Basada en productos de temporada y platos elaborados fundamentalmente con hortalizas provenientes de granjas ecológicas. Pero no solo es esto, se trata también de desarrollar nuestra creatividad personal para crear recetas saludables y respetuosas del medio ambiente.

Si no vives en un medio rural, toma la iniciativa de crear tu propio huerto en el jardín o en el balcón de tu casa donde poder cultivar mini-legumbres y plantas aromáticas como la menta, la albahaca, el romero o el tomillo que son fáciles de mantener durante la estación trasplantando las posturas en macetas o jardineras. Así las tienes disponibles para condimentar tus platos diariamente.

La calabaza : una aliada antioxidante. Desde que asoma el otoño, vemos en las tarimas esta bella cucurbitácea y demás variedades en boga que cultivan las granjas orgánicas. Llegan para darle color a nuestras mesas con sus tonos naranjas y ocres-rojizos, y a tiempo para preservar el halo dorado que adquirimos durante el verano. Hoy no solo la consumimos en la clásica sopa o potaje. También se declina en jugos, velouté, flanes y hasta helados.

Es Beneficiosa para la salud. Su elevado contenido en beta-caroteno la hace una aliada antioxidante para regenerar las células de la piel y ralentizar el envejecimiento celular precoz.

. Poco calórica (por 100 gr = 25 Kcal), con un contenido del 90% de agua, la hace un alimento ideal si queremos mantener un peso adecuado y la piel hidratada.
. Rica en vitaminas A, C y E, minerales y oligoelementos como el Zinc, fósforo, potasio, y magnesio los cuales contribuyen a reforzar el sistema inmunológico.
. Anti estreñimiento: Consumida de manera regular sus fibras son eficaces para el buen funcionamiento del aparato digestivo y el tránsito intestinal.
Las leguminosas son campeonas en proteínas vegetales. Por mucho tiempo la tríada garbanzos-chícharos-lentejas nos recordaban aquella comida sosa y aburrida de las cantinas escolares, por lo que poco a poco fueron cayendo en el olvido.
Por suerte, ahora han vuelto con más fuerza que nunca en los mercados Bio y vegetarianos pues han redescubierto su elevado índice proteico, su riqueza en fibras así como en vitaminas del grupo B. Otras ventajas de comer estas leguminosas es su elevado contenido en hierro y que son fáciles de conservar pero, sobre todo, que son económicas, lo que las hace accesible a todos los bolsillos.

Seis astucias para preparar recetas cardiosaludables con leguminosas

. Cómpralas directamente en una granja o mercado local, pero con certificación BIO.
. Usa especias y hierbas aromáticas pues, además de ser una fuente importante de nutrientes, potencian su sabor.
. Emplea un método de cocción saludable (hervido, vapor, horno) para disminuir el consumo de grasas.
. Reduce la sal añadiendo verduras frescas que posean sodio en estado natural como la acelga o el apio.
. Si no dispones de mucho tiempo, cómpralas en conserva (pero al natural y BIO).
. Evita añadir carne o embutido porque poseen grasas saturadas que aumentan el colesterol y, por consiguiente, el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

WellnessDestiny.ORG

Susana Menéndez

Susana Menéndez

Graduada en Ciencias Biológicas (UH) y en Filología Hispánica (Université Clermont Auvergne (UCA)- Francia. Sus experiencias en diferentes ámbitos (científico, docente) animan su quehacer cotidiano a partir de la práctica del consumo responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.