¿Viajar en tiempos del coronavirus?

Viajar en estos tiempos está reñido con el coronavirus no solo por los cierres de frontera sino porque se ha tornado peligroso e imprevisible.

Los telediarios en todo el mundo están mostrando extrañas situaciones para pasajeros que emprenden esa aventura incluso dentro de un mismo país.

Los obstáculos son diversos.

Son comunes hoy una orden de restricción de entradas tomada cuando volaba por la ciudad de destino, una previsión de control médico que puede durante dos semanas o desalojo completo de hoteles.

Por tanto, si usted acata la sabia permanencia en su casa no necesita otros consejos.

Pero si por algún motivo tiene necesidad perentoria, o al menos lo siente así, de viajar, puede tomar algunas medidas.

Infórmese bien antes del viaje

Los nuevos expertos en las condiciones que exigen las secuelas del COVID-19 para ciudades, países y regiones advierte que no hay otra alternativa: hay que viajar bien informados.

Las aerolíneas o proveedores de viajes pueden advertirle con suficiente anticipación de cancelaciones especialmente de conexiones.

Un buen número de países están ofreciendo información oficial en oficinas que operan en otros destinos.

Por solo citar un ejemplo, en la oficial con esa misión de Alemania se ofrecen indicaciones de seguridad sobre los riesgos existentes en determinadas zonas.

Una advertencia, por ejemplo, es que existe una prohibición para los europeos de viajar a Estados Unidos que rige ya desde el 13 de marzo último.

Los dramas del coronavirus son numerosos

Todo el mundo conoce y sufre el drama que viven países como Italia, España y China, que parece experimentar una mejoría.

Pero quizá ignoren que otras naciones se acercan a un climax similar, incluyendo Estados Unidos.

India por su parte ha declarado no válidas todas las visas expedidas hasta el 11 de marzo de 2020

Existen rigurosas restricciones en Vietnam, Nepal, Bután, Uganda y Liberia, así como en ciudades como Moscú y Macao

 En la mayoría de los casos, deberán guardar la debida cuarentena

Polonia y otras naciones europeas aplican controles de entrada que de no pasarse determinaría que el ingreso sea denegado.

En el Caribe, por ejemplo, que en un primer momento de la pandemia mundial parecía estar “libre” de amenazas, ahora ya tiene enfermos.

Cuba ha cerrado la frontera para los turistas.

Granada y Dominica islas que se mantenían al margen de COVID-19  a inicios de marzo, ya tiene  sus primeros casos positivos.

Belice y San Cristóbal y Nieves, en el momento de escribirse este artículo no había reportado casos de contagio con el coronavirus, pero se esperaban.

Mejor no viajar y quedarse en casa.

No obstante, si la necesidad exigiera revise lo que aconseja la Organización Mundial de la Salud (OMS)

Si se tiene una patología previa no tendrá más remedio que hacer de tripas corazón y no moverse de donde está.

 La OMS afirma que si se está en el rango de “adulto mayor” con enfermedades crónicas entonces viajar es un dilema de vida o muerte.

Para quienes se consideren sanos y cierren los ojos a la situación tendrá que respetar todas las medidas preventivas donde quiera que llegue.

Se recuerda que son universales el lavado de manos frecuente, toser y estornudar en un pañuelo de papel (y tirarlo inmediatamente) o en el pliegue del codo, y no tocarse el rostro con las manos.

No obstante, las más inteligentes advertencias no sería necesario decir que la situación que vive la humanidad con el coronavirus es única y sin precedentes.

Por tanto, los ángulos inesperados que esperan en secreto son incontables.

Si aún se insiste en el viaje respete todos los formularios que los lugares de destino le pongan delante.

Aunque hay maneras generales para combatir esta enfermedad, cada país tiene su librito respondiendo así a particularidades que pueden ser bien distintas entre sí.

Así que, una vez más, lo mejor es que no viaje.

Wellness Destiny Imagen de Наркологическая Клиника en Pixabay

Frank Martin

Frank Martin

Periodista internacional y Editor