El bienestar es una llave para salir de la Covid-19.

“Salir” de la Covid-19 ha probado ser una tarea compleja y riesgosa para cualquier nación y persona pero parece existir una llave y esta es el bienestar.

Estudios y análisis en todo el mundo ven en las prácticas del bienestar personal y colectivo una esperanza.

Piensan ya en ciudades inteligentes bajo una nueva normalidad que protejan con más intensidad las zonas verdes.

Y que en el entorno tengan en cuenta en su vida cotidiana las crisis sanitarias y sus consecuencias.

Para evitar tales consecuencias se exploran prácticas individuales que puedan ayudar a poner bajo control a la Covid-19.

Son respuestas excelentes mientras surgen la vacunas preventivas salvadoras y medicamentos más efectivos para curar la enfermedad

El gurú Ankit Tiwari expuso, por ejemplo, en Internet el Día Internacional del Yoga, que esta práctica ancestral estimula la lucha del sistema inmunológico contra el coronavirus.

Afirmó que la meditación y ejercicios del yoga pueden limitar la ansiedad y mantener la salud mental.

También los parques y áreas de recreación pueden cooperar con el bienestar que ofrecen.

Algo fundamental es que en esos lugares existan las instrucciones necesarias para mantener a raya cualquier virus también en el futuro cuando el coronavirus ya esté encarcelado por la medicina mundial.

La higiene personal y colectiva, evitar aglomeraciones y usar mascarillas también en esos lugares son prácticas que permanecerán un tiempo con los humanos cuando disfruten de momentos de bienestar personal.

Probando el bienestar termal contra la Covid-19

El termalismo no solo puede ofrecer garantías de seguridad contra los virus, sino que sigue siendo una fuente excelente de salud general.

Es cierto que aún no existen pruebas de que un tratamiento termal pueda  eliminar el virus del organismo humano.

Pero un estudio en la Primera Jornada Científica Virtual CaliMay 2020, en Cuba el verano pasado afirmó que los balnearios termales pueden ser buenos para la recuperación de personas afectadas por Covid-19.

Según esa investigación las aguas termales actúan “como un restablecedor energético para la célula y en general para el organismo” .

Esas aguas también “ejercen acciones reguladoras tanto de la vascularización, como del trofismo y las secreciones.

Además las aguas termales pueden ser desensibilizantes, antálgicas, antitóxicas y activadoras de los procesos óxido-reductores”.

La hidrología médica podría ser excelente en este sentido.

La ciencia propone usar  aguas mineromedicinales en balnearios termales, siempre que se adapten a las medidas de higiene y prevención establecidas.

Que no se excluya la bicicleta

Estudios indican que los desplazamientos en bicicleta disminuyen la posibilidad de contagio de COVID-19 en relación con el transporte público.

Las “bicis” tienen una vieja fama de ser buenas para la salud física y mental.

Pasear sea sobre dos ruedas o a pie combate el sedentarismo, un factor de riesgo en enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes y la hipertensión.

En las grandes ciudades amenazadas por los rebrotes del coronavirus “andar en bicicleta” asegura soledad en los viajes.

Con la Covid-19 también hay que tomar en cuenta el bienestar sicológico.

Ante el aislamiento, terrible para muchas personas activas, mantener alguna actividad es algo imprescindible.

Estar “on line” puede ser excelente si lo permiten las circunstancias, aunque sin exagerar.

Ni esa práctica ni la tv en todas sus variantes deberían acaparar nuestro tiempo.

Los expertos recomiendan rutina de ejercicios porque estos generan endorfinas, sustancias cerebrales que incrementan nuestro bienestar físico y mental.

Otro consejo es “desconectar” con juegos de mesa que ayuden a desviar la atención de los “malos pensamientos” que causa la epidemia.

Un buen consejo es que se eviten las bebidas alcohólicas que al final aumentan la ansiedad.

Un bienestar inapreciable en su valor positivo es permanecer en casa cuando el brote continúe alto en las calles.

Solo salidas que no puedan evitarse. Ya vendrán tiempos mejores.

Wellness Destiny

Frank Martin

Frank Martin

Periodista internacional y Editor