Etiopía: un país único para los turistas

Aunque sin figurar entre los principales destinos turísticos, la legendaria Etiopía abre cada vez más su excepcional riqueza histórica al disfrute de los visitantes.

Es distinguido como el más antiguo de África, que nunca fue una colonia. Sin embargo resulta casi desconocido para los extranjeros, aunque vive un boom de desarrollo con el turismo como una de sus aristas más importantes.

Solo entre julio de 2018 y marzo de 2019, más de 500 mil viajeros foráneos aportaron ingresos por unos 2570 millones de dólares. Otros 23 millones de ciudadanos etíopes estuvieron en los lugares turísticos de Etiopía.

Para la ministra de Cultura y Turismo, Hirut Kassaw esas cifras tienen mucho margen de crecimiento.Para ello cuentan con mejor publicidad dentro y fuera del país y el perfeccionamiento y diversificación de los servicios.

La antigua Abisinia constituye un sitio único de riqueza cultural y natural. Son destinos especiales ciudades como Gondar, Makale, Bahir Dar, Dire Dawa, Axum, Hawassa y Addis Abeba, la capital del país.

Addis Abeba, historia por todas partes

Esta última es la cuarta urbe más grande del continente. También es  sede de importantes organizaciones como la Unión Africana y la Comisión Económica de Naciones Unidas para África.

Ambas sirven de puerta de entrada a decenas de miles de visitantes que asisten a numerosas reuniones internacionales.

La ciudad posee alrededor de 450 sitios históricos con más de 100 años de antigüedad. Además e pueden visitar otros destinos turísticos marcados por excepcionales atracciones naturales y culturales.

Palacios y arqueología en Etiopía

Uno de los más populares es el palacio del emperador, Haile Selassie, considerado un Mesías por el rastafarismo.  Ocupó el trono de 1930 a 1974, cuando fue derrocado por un movimiento militar y falleció un año después.

Además, están los palacios de Entoto (sede del emperador Menelik-II, el llamado Rey de Reyes), de Arata-Kilo (hoy oficina del Primer Ministro) y el Jubilee Palace (actual casa de la Presidencia del país).

También el Museo Arqueológico, cuya pieza maestra es Lucy, el esqueleto humano más antiguo que se conoce. Otro sitio peculiar es el Merkato, el mercado a cielo abierto más grande de África.

Palpar la antiguedad

A unos 850 kilómetros de Addis Abeba está La Libela. Fue asiento de los templos cristianos esculpidos en roca viva en el siglo XII con la intención de crear una Nueva Jerusalén tras la conquista de la Ciudad Santa por los sarracenos.

Otro sitio de interés es la ciudad de Axum, la antigua capital del reino axumita durante más de 13 siglos. Actualmente considerada como uno de los principales centros religiosos del cristianismo en Etiopía.

Su valor principal radica en el Templo de Santa María de Sion que alberga El Arca de la Alianza: un cofre que resguardaba las Tablas de la Ley, en las cuales figuraban los 10 mandamientos que Dios entregó a Moisés en el monte Sinaí.

En Axum, los turistas también pueden contemplar el Parque Arqueológico de las Estelas, una gigantesca necrópolis repleta de mausoleos de reyes, y el Obelisco de Axum, un monumento de más de 1.000 años de antigüedad.

Digna de admiración es la ciudad de Bahir Dar y su lago Tana, matizado de numerosas islas con monasterios de los siglos XIV y XV.

Y por último, las cataratas del Nilo Azul, una de las grandes maravillas naturales de África.

Sus aguas se unen en Sudán con las del Nilo Blanco para formar el río Nilo, el segundo más largo del mundo, y que atraviesa 10 países hasta desaguar en el Mediterráneo y crear el gran delta del Nilo, asiento de El Cairo y Alejandría.

Razones todas para que el plan nacional para el incremento del turismo y su aporte a la economía de Etiopía lleve por nombre “Tierra de orígenes”.

Wellness Destiny / Foto: Fabio Mondelli (Pixabay)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.