Komodo, hábitat del dragón, puede cerrar sus puertas

La indolencia de los cazadores furtivos no solo amenaza a los dragones de Komodo, los mayores lagartos del planeta. También ponen en peligro del turismo en esa isla indonesia.

Ahora las autoridades de esa región anunciaron que cerrarán el acceso al Parque Nacional de Komodo desde enero de 2020.

El propósito de esa medida es ayudar a restaurar la población de estos animales que pueden alcanzar 10 pies de largo y 200 libras.

La gota que derramó la copa fue la captura de una red que vendía estos lagartos en Facebook.

Según el South China Morning Post los comerciantes vendieron 41 animales antes de ser detenidos.

Los precios, de acuerdo con esa fuente, fueron de 3,500 a 35,000 dólares en dependencia del tamaño y la salud de los lagartos.

El mayor hábitat del dragón de Komodo

En abril de 2019 el Ministerio de Medio Ambiente y Bosques anunció que realizaría una evaluación para tomar una determinación.


En julio se anunció la decisión de cerrar la entrada a turistas en el 2020. Según reportes para 2021 el parque podría ser reabierto, pero conotras condiciones.

Versiones por confirmar indican que posiblemente tras reabir sus puertas el parque sea una especie de destino premium con una tasa muy alta de ingreso. Algunos hablan hasta desde 500 dólares.

Pase lo que pase, el hecho puso sobre la mesa de nuevo la dicotomía del turismo y la defensa de la ecología.

Algunos expertos consideran que el Parque Nacional es el mayor espacio natural para el dragón de Komodo.

El país necesita el turismo, pero el problema es que el exceso puede afectar la vida. Lo ideal es lograr un equilibrio entre el turismo y la conservación, pero ¿cómo?.

Ecología, Ciencia y Turismo

La World Wildlife Foundations calcula que en el mundo solo subsisten unos 6 mil dragonos de Komodo en estado salvaje.

Esa organización considera el dragón de Komodo en peligro de extinción.

Se trata de un animal ubicado en los más alto de la cadena alimenticia con visión y audición apropiada para la caza.

También los expertos resaltan su gran olfato que le permite detectar carroña hasta a más de dos millas de distancia.

Es capaz de cazar cabras, caballos, búfalos de agua y venados.

Una de sus características que le permite alimentarse de grandes presas es la posibilidad de expandir su cráneo y garganta para tragar grandes trozos.

La Unesco, por su parte, resalta el gran interés que estos animales tienen para los científicos que estudian la teoría de la evolución.

Sus expertos estima que la especie es el último representante de los grandes lagartos que vivieron en Indonesia y Australia.

El tema ahora, es lograr equilibrar los intereses ecológicos y científicos con el turismo

Wellness Destiny / Foto: Musthaq Nazeer (Pixabay)

(Nota actualizada el 26 de julio de 2019)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.