Caminar rima con bienestar

Los adultos mayores han confirmado su tendencia a practicar la marcha nórdica o nordic walking. Por ello quienes rebasamos el medio siglo de vida hemos  también comprendido finalmente que los deportes extremos y las cenas pantagruélicas forman parte del pasado.  

Ahora debemos conciliar una alimentación equilibrada con ejercicio físico moderado y dejar atrás el estilo de vida sedentario tan perjudicial para la salud.

La marcha nórdica, como medio de evasión y bienestar, es el tema que te proponemos hoy. Mucho más completa que el senderismo y menos traumatizante que el jogging, ésta disciplina deportiva continúa seduciendo a las personas de la tercera edad que desean mantener una vida saludable y activa.

Y como caminar está al alcance de todos los bolsillos, ¿ por qué no comenzar hoy mismo ?

¿ Qué es la marcha nórdica ?

Como su nombre lo indica, la marcha nórdica es originaria de los países nórdicos. Nació en los años 60 en Finlandia y la empleaban para entrenarse los deportistas que practicaban esquí de fondo.

La técnica está basada en el empleo de bastones (nordic sticks) que ayudan al desplazamiento y a la vez permiten hacer trabajar el 90 % de los músculos.

La originalidad de la marcha nórdica es que es una más rápida y dinámica que la normal porque emplea bastones que permiten mover al unísono las extremidades superiores e inferiores y así acrecentar el esfuerzo y el consumo de energía por lo que se queman más calorías.

Lo ideal es practicarla en zonas rurales o en parques urbanos, preferentemente temprano en la mañana o al caer la tarde. Pero lo más importante es experimentar esa sensación de bienestar que nos produce el hecho de descubrir el paisaje, tomar el aire puro…

¿ Por qué debemos practicar una actividad física pasados los 50 años ?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que las personas mayores de 65 años realicen una hora y media de ejercicio físico aeróbico a la semana con una intensidad moderada.

En efecto, numerosos estudios han comprobado que a partir de los 50 años la masa muscular disminuye en un 40%. Practicar la marcha nórdica 1 o 2 horas por semana y combinarla con una alimentación sana y equilibrada nos garantizará una mejor calidad de vida y prevenir aquellas enfermedades ligadas al normal proceso de envejecimiento como la osteoporosis, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares. Pero también el déficit cognitivo y la pérdida de autonomía.

Por ello no es extraño constatar que en el mundo la practiquen ya más de 7 millones de personas. Últimamente ha cobrado auge en las personas mayores, sobre todo en Francia, España, Suiza y Alemania, donde incluso algunos médicos la están recetando en pacientes con cardiopatías.

¿ Cómo equiparse para practicar la marcha nórdica ?

Para comenzar a practicar esta saludable y divertida disciplina deportiva necesitas comprar (o alquilar ) bastones específicos de marcha nórdica que tengan la longitud que corresponda a tu talla para poder impulsarte durante el ejercicio; conviene además un calzado deportivo adecuado y vestimenta cómoda para poder realizar los amplios movimientos de brazos y piernas.

También es recomendable una pequeña mochila donde llevar una botella de agua para no deshidratarte. Solo debes familiarizarte bien con la técnica para que la coordinación de los movimientos sea la correcta.

Afortunadamente, hoy en día existen clubs y asociaciones que proponen éste deporte a las personas de la tercera edad, con instructores calificados que explican correctamente la técnica de la marcha con bastones en un curso de iniciación.

No existen contraindicaciones para practicar este deporte; no obstante, antes de comenzar, consulta previamente tu médico de familia para que te autorice.

Cinco beneficios que aporta la práctica regular de la marcha nórdica :
1. Permite mantener una postura correcta, evitar las deformaciones que pueden causar la artrosis y mejorar el equilibrio, principal causante de caídas en los mayores.
2. El uso de bastones permite movilizar los músculos y articulaciones de todo el cuerpo.
3. Al ser un ejercicio aeróbico, el cuerpo se oxigena y se mejora la salud cardiovascular.
4. Practicar la marcha nórdica en grupo es ideal para mantener las relaciones sociales.
5. Es beneficiosa para la sociedad pues contribuye a disminuir los elevados costes en sanidad y cuidados asistenciales en los mayores cuando pierden tempranamente la autonomía.

Y recuerda que, tercera edad tiene que rimar con sociabilidad, no con soledad.

Wellness Destiny

Susana Menéndez

Susana Menéndez

Graduada en Ciencias Biológicas (UH) y en Filología Hispánica (Université Clermont Auvergne (UCA)- Francia. Sus experiencias en diferentes ámbitos (científico, docente) animan su quehacer cotidiano a partir de la práctica del consumo responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.