Sensaciones de bienestar en Provenza-Alpes-Costa Azul

El bienestar  se palpa en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul por doquier, como el canto de las cigarras.

Nos dirigimos al sureste francés para respirar aire marino, aromas provenzales y llenarnos los ojos de belleza. Impregnarnos del espectáculo que nos ofrece la naturaleza y vivir nuevas emociones.

PACA (Provenza-Alpes-Costa Azul) es una región que ofrece un patrimonio natural y cultural único. Fue sitio predilecto de pintores y cineastas por su luz y su  douceur de vivre.

Yendo hacia el sur, la primera sorpresa es el imponente Viaducto de Millau.

Diseñado por el arquitecto británico Norman Foster, es una obra de arte minimalista de acero y hormigón y una proeza tecnológica que atraviesa el Valle del Tarn, en Occitania.

Una parada obligada para contemplarlo desde el mirador y vivir un momento privilegiado.

Seguir los pasos de Cézanne por la ciudad de Aix-en-Provence

Aix tiene un encanto provenzal singular. Nos atrae su elegancia clásica y opulencia barroca.


Sus paisajes, sobre todo la montaña Saint-Victoire -un macizo montañoso que se ve desde la carretera- fueron fuente de inspiración para Cézanne. 87 pinturas realizó el artista sobre este tema. Unos cuadros de asombrosa modernidad que inspiraron, entre otros, a Picasso.

Provenza-Alpes-Costa Azul

Seguimos el itinerario pedestre que propone la ciudad tras los pasos del pintor impresionista (señalizados en la acera con placas de bronce) que nos lleva desde su casa natal, el colegio donde conoció a su amigo Emile Zola y los cafés que frecuentó hasta el sitio donde yace.

Una visita obligada es el atelier donde trabajó el artista de 1902 a 1906 para descubrir su universo creativo : dibujos, mobiliario, vasijas, manzanas y últimas naturalezas muertas.

 Sol, mar , arte y bienestar en Provenza-Alpes-Costa Azul

Existen sitios sublimes que nos provocan sensaciones indescriptibles. Es el caso de la Riviera.

De la mítica Saint-Tropez a Niza, el viaje por el litoral permite acceder a pequeñas ensenadas donde poder darse un chapuzón para luego emprender la famosa ruta de las cornisas.

El contraste entre el color rojizo de los acantilados y el mar azul turquesa deja perplejo.

Hacemos una breve  pausa en la pintoresca ciudad lacustre de Port Grimaud para luego continuar  por la cornisa del Estérel, atravesando  San Rafael y Cannes hasta llegar a Antibes.

Antibes : un sitio de arte entre Cannes y Niza

Después de deambular por el centro histórico, perdernos en sus callejuelas e impregnarnos de las fragancias de los mercados provenzales, nos dirigimos al cercano Museo Picasso.

Está situado en el Castillo Grimaldi (S XII) donde el artista se instaló en 1946 fascinado por el ambiente marítimo de Antibes. Aquí realizó  23 pinturas, 44 dibujos y 78 cerámicas.

Entre las pinturas expuestas admiramos la enorme composición de óleo sobre fibrocemento   “La alegría de vivir”, una pastoral donde una mujer-planta baila entre centauros y faunos que tocan flauta.

Otras pinturas tratan temas mitológicos o marinos.

El museo exhibe también una colección de obras del artista abstracto Nicolas de Staël.

En la espectacular terraza, frente al mar mediterráneo y el Cabo de Antibes, nos deleitamos con una colección permanente de esculturas de Germaine Richier y Miró, entre otros.

 Inesperado reencuentro con Renoir en la Costa Azul

Los viajes siempre deparan sorpresas. Yendo hacia Niza, nos detenemos en Cagnes-sur-mer.

Atmósfera de Provenza llena de color

La ciudad rinde homenaje al pintor Pierre-Auguste Renoir en el centenario de su muerte con una exposición temporal  del  conjunto de obras del último periodo : retratos, esculturas y cerámicas. Una escenografía completada con documentos, fotos y mobiliario de época.

Pasando el umbral de la sublime mansión, damos un salto en el tiempo. Emociona ver su estudio tal como lo dejó el pintor : su caballete, la paleta y el sillón de ruedas donde pintó hasta el final (ya debilitado por la artritis. Igualmente la atmósfera provenzal llena de colores y luz.

El jardín exterior con olivos centenarios, cipreses y buganvilias ilustra con imágenes y citaciones  la vida de Renoir e invita a un paseo relajado para sentir las mismas sensaciones que percibió el artista mientras pintaba al aire libre algunos de sus conocidos paisajes.

Dejamos Cagnes  y terminamos nuestro periplo en Niza. Sentados en un café contemplamos  sus edificios art déco,  deseando volver para descubrir nuevas sensaciones de bienestar.

Wellness Destiny

Susana Menéndez

Susana Menéndez

Graduada en Ciencias Biológicas (UH) y en Filología Hispánica (Université Clermont Auvergne (UCA)- Francia. Sus experiencias en diferentes ámbitos (científico, docente) animan su quehacer cotidiano a partir de la práctica del consumo responsable. E-mail: susana_menendez@hotmail.com