Masajes, práctica ancestral en beneficio del turista

Los utilización de los masajes como recurso de bienestar es también una vía para garantizar un  estado que nos permita disfrutar mejor de nuestras vacaciones.

Este elemento, parte integrante del turismo de salud, es una herramienta beneficiosa, sobre todo cuando comprendemos la necesidad de hacer un alto en las vacaciones para para recuperar fuerzas.

La visita a un spa o gimnasio que ofrece estos servicios permitirá disfrutar mejor de la páctica del turismo.

Por ello el turista debe saber que aunque para muchos los masajes son producto de la modernidad, los orígenes de esta terapia se remontan a unos cinco mil años.

Para llegar hasta hoy estas técnicas se beneficiaron de aportes y transformaciones llegadas de India, China, Egipto, Grecia, Roma, Suecia…

El primer registro escrito de la aplicación de este recurso de la medicina natural en China se realizó 2700 aC. Su desarrollo contribuyó al alto prestigio actual de la medicina tradicional en ese país.

China y Japón

Ese texto, El libro clásico de medicina interna del Emperador Amarillo, fue publicado en inglés en 1949 con el título The Yellow Emperor’s Classic Book of Internal Medicine.

Recomendaciones para la terapia de masajes, que siguen vigentes hoy, llegaron acompañadas de otras variantes de la medicina natural como la acupuntura o la herbología.

La tradición china tuvo en su base la experiencia de practicantes de artes marciales, budistas y taoístas. Los masajes vinculados a la práctica del yoga espiritual también -ya entonces- eran utilizados para la relajación.

La idea era dejar fluir la energía armoniosamente y facilitar al cuerpo una cura natural.

A Japón las técnicas llegaron aproximadamente 1000 aC de la mano de los monjes que regresaron de sus estudios de budismo en China.

Los japoneses crearon sus propias variantes, entre ellas el Shiatsu, mediante el uso de pulgares, dedos y palmas de las manos.

La popularidad del shiatsu se sustenta en su capacidad para ayudar a solucionar problemas de un origen amplio desde la mala postura hasta articulares. Se utiliza igualmente en esguinces, ciática, dolor de cuello y espalda, sinusitis y bronquitis.

India, Grecia y Roma

En la India algunos consideran que estas prácticas ya se utilizaban 3000 aC.

Ya para 1500 comenzaron a describir en manuscritos las prácticas ayurvédicas, un sistema adoptado ampliamente en el país y todo el sudeste de Asia.

Los masajes forman parte de este sistema que busca la restauración del equilibrio mental y físico con la ayuda de dietas y terapias de aromas, color y sonido.

La utilización de esta forma de cuidado del cuerpo y el espíritu aparece igualmente en los grabados antiguos egipcios. A griegos y romanos se les atribuye el desarrollo básico del masaje deportivo.

Masajes en Occidente

En el salto a Occidente de estas técnicas los expertos otorgan un reconocimiento particular a Suecia y Holanda.

Se estima que por 1800 fue el médico Per Henril Ling quien estableció las bases del masaje sueco, uno de los más usados en la actualidad.

Más tarde se le atribuye al holandés Johan Georg Mezger los aportes de los golpes de mano básicos al masaje sueco.

En los años siguientes el masaje terapéutico ha ido elevando su popularidad en Occidente, en la misma medida que la vida se volvió más compleja y tensa.

No sólo hospitales y otros centros de atención de salud lo utilizan. Hoy son parte inseparable también de spas, gimnasios e incluso en algunos centros de trabajo.

Wellness Destiny / Foto: Jürgen Rübig (Pixabay)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.