¿Más de 65 años?: Dieta Mediterránea

Viajar a los países del Mediterráneo no sólo es visitar destinos con una reconocida categoría turística.

Esta opción brinda también la oportunidad de conocer ese estilo de vida que se ha dado en llamar la Dieta Mediterránea.

Nuevos estudios indican que esta forma sabrosa de alimentarse es favorable para alargar la vida y muy recomendable para todas las edades, pero especialmente para los adultos mayores.

De modo que antes de viajar a cualquier país del área no es ocioso conocer las bondades de la llamada Dieta Mediterránea para la salud y el bienestar.

La investigación más reciente fue realizada por el Departamento de Epidemiología y Prevención del Instituto Neurológico Mediterráneo (Neuromed), en Italia.

Una conclusión es que este estilo de alimentación reduce en 25 por ciento el riesgo de mortalidad en las personas mayores. Ello es válido también para la mortalidad cardiovascular o cerebrovascular.

Este fue uno de los principales resultados del seguimiento durante 8 años a más de 5,000 personas mayores de 65 años. La investigación incluyó asimismo resultados de 6 estudios más realizados en otros países.

Según Maria Laura Bonaccio, epidemióloga y autora principal, ya se conocía que la dieta mediterránea reduce el riesgo de mortalidad en la población en general.

Pero la novedad es conocer que también beneficia al sector de las personas mayores.

Dieta Mediterránea, estilo de vida

Más que una dieta se trata de un estilo de vida.  Un objetivo es garantizar comidas abundantes en frutas, verduras, pescado, legumbres, aceitunas, aceite de oliva virgen extra y cereales.

A ello se agrega el consumo moderado de vino (1 o 2  copas en las comidas) a partir de numerosos estudios que resaltan sus cualidades beneficiosas.

La Dieta del Mediterráneo fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco desde 2010.  En los últimos años los nutricionistas recomiendan aumentar el cantidad de pescado en detrimento de las carnes rojas.


Lluis Serra catedrático de Medicina Preventiva y Salud pública de la Universidad de Gran Canaria, considera que el concepto de dieta mediterránea no solo son recetas sino también formas de pesca y agricultura.

Precisamente Serra fue uno de los expertos que contribuyó a la distinción de la Unesco a esta forma de comer. Su pais, España, es un baluarte de esta gatronomía, que también convirtió en un atractivo turístico.

Actualizaciones del concepto hechas por la Fundación Dieta Mediterránea aconsejan utilizar pan, pasta arroz o cuscús preferentemente integrales.

Un hábito alimenticio

Otras especificaciones son consumir verduras en la comida y la cena. Asimismo se deben beber de 1,5 a 2 litros de líquido al día (agua, infusiones de hierbas y caldos).

En resumen, una dieta mediterránea debe ser rica en pescado, aves, huevos verduras, frutas y legumbres. Es importante, además, usar únicamente aceite natural de oliva.

Se recomienda ingerir con moderación frutos secos (arándanos, almendras, nueces), miel, aceitunas, carne roja y vino tinto en las comidas.

Nunca deben utilizarse azúcares refinadas y harinas procesadas. 

El resultado, según los expertos, es que -sin sacrificios- se puede llegar a conformar un hábito alimenticio que propicia bienestar… y alarga la vida.

WellnessDestiny/Foto: Cattalin-Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.