Una estrategia de bienestar contra el Alzheimer

 

Por el mundo cada vez más personas temen tanto a la enfermedad de Alzheimer como al cáncer.

Hay razones poderosas.

Las últimas estimaciones indican que la enfermedad de Alzheimer sumamente cruel, que aísla totalmente al ser humano de su propia vida hasta matarlo, probablemente afectará a 100 millones de personas en 2050.

El pronóstico es que en los próximos cuarenta años se esperan más de 115 millones de nuevos casos en el mundo, según la Asociación de Alzheimer, un organismo internacional.

Los estudios más recientes sobre el padecimiento indican que la carga tóxica en nuestros alimentos, el aire que respiramos y el agua contribuye en gran medida al aumento de la incidencia del deterioro cognitivo.

Nuestros cuerpos protegen los órganos vitales contra las toxinas que existen en los muy usados plásticos, pesticidas, fertilizantes, metales pesados e incluso productos y que atacan las células grasas.

Una mala noticia es que nuestros cerebros están compuestos principalmente de grasas, colesterol, en particular y, desafortunadamente, muchas de estas sustancias nocivas pueden atravesar la barrera hemato-encefálica y alojarse en nuestros cerebros grasos.                                                                                                                             

Una buena noticia es que según investigadores existen estrategias naturales que pueden ayudar a evitar la demencia.

La enfermedad de Alzheimer actualmente no tiene cura. Pero los especialistas creen que se puede prevenir o al menos retrasar su paso hacia la letal etapa final de la enfermedad. Esos investigadores estiman que una dieta adecuada puede ayudar.

La dieta incluye alimentos mínimamente procesados y bajos en azúcar. Son vegetales ricos en fibra y frutas de bajo índice glucémico, los alimentos orgánicos sin gluten, sin grasas saturadas, excepto el aceite de coco y el llamado pescado SMASH como el salmón, las anchoas, las sardinas y el arenque.

Algunas hierbas son excelentes para el cerebro. En el grupo se incluyen la ashwagandha, bacopa y gotu kola y otras ricas en vitamina B.

Otra recomendación natural es dormir ocho horas al día y hacer de 12 a 16 horas de ayuno diario. El objetivo del ayuno es brindar al sistema digestivo un largo descanso. En ese lapso el cuerpo puede concentrarse en producir enzimas que digieran los desechos tóxicos y las células dañadas. Esto significa reducir su tiempo para comer a una ventana de 8 horas.

Se propone tal vez un buen desayuno a las 10 a.m. y luego una cena saludable a las 5 o 5:30 p.m.

Está claro para los científicos que mantener el cuerpo sano es clave para la salud del cerebro. Los estudios demuestran que para alguien deprimido, el ejercicio regular, comer bien, dormir lo suficiente y el agua lo más pura posible son esenciales.

Las conductas clasificadas como estilo de vida también juegan un papel importante. Los investigadores afirman que durante la mediana edad, en términos de su estilo de vida cognitivo, el ejercicio aeróbico y la conexión social, contribuyen al éxito de un envejecimiento cerebral normal.

Parece claro que la terrible enfermedad se puede prevenir. Al cambiar lo que come, puede cambiar su destino genético y vivir una vida más larga y saludable aunque esté preocupado por los diagnósticos genéticos del padecimiento. Eso afirman investigadores.

La Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer (AAIC), la reunión internacional más grande e influyente dedicada al avance de la ciencia contra la demencia, recomendó algunos consejos sobre la enfermedad, entre estos:

-Obtener chequeos regulares. Establecer una relación con un médico de confianza.
-Establecer una rutina para la dieta y el ejercicio.
-Someterse a un equipo de atención que entienda sus necesidades de salud física y pueda ayudarlo a monitorear o responder a cualquier cambio que ocurra.

Y sobre todo escuche a su cuerpo. Descanse cuando esté cansado. Beba sólo cantidades mínimas de alcohol y huya de los estados depresivos siempre que pueda.

Wellness Destiny

Frank Martin

Frank Martin

Periodista internacional y Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.