¿Consumir bebidas alcohólicas moderadamente es saludable?

En Sleeper (El Dormilón), filme de 1973,  el personaje interpretado por Woody Allen entra en hibernación y es devuelto a la vida activa 200 años después.

Entre los choques que recibe luego de tan largo sueño es enterarse que muchas de las prescripciones médicas estaban erradas y lo que era considerado dañino ahora es recomendado por los doctores para determinadas enfermedades.

Y de hecho ya hemos visto que esto sucede en la vida real… más o menos.

Actualmente nuevas investigaciones ponen en duda el criterio asumido generalmente como cierto (y alegre) que 1 o 2 copas de vino en las comidas y una dosis de scotch por las noches es beneficioso para la salud.

Al respecto la revista médica británica The Lancet publicó en septiembre de 2018 una comparación de casi 600 estudios sobre las personas que beben alcohol en todo el mundo y no solo quienes lo hacen en forma excesiva.

El estudio se suma a otros  que arrojan dudas sobre la idea de los beneficios protectores para la salud de un vaso de vino tinto.

Bebidas beneficiosas para el corazón

La conclusión de estudios de los años 1980 fue que el consumo de vino explica la paradoja de países como Francia donde hay baja incidencia de enfermedades cardíacas pese ingerir una dieta alta en grasas saturadas.

La explicación es que los antioxidantes propios del caldo de uvas son saludables para el corazón. Por tanto el vino es recomendado como parte de estilos de vida sanos que incluyen la llamada Dieta Mediterránea.

Posteriormente los estudios que confirmaron los beneficios cardiovasculares se extendieron a otras bebidas alcohólicas como  la cerveza.

Dentro del contraataque científico a principios de 2018 investigadores de la Universidad de Cambridge analizaron el comportamiento de casi 600,000 bebedores. Concluyeron que más de cinco bebidas alcohólicas a la semana aumentan el riesgo de enfermedades del corazón.

Para una mayor precisión también determinaron que quienes disfrutan de más de 10 bebidas por semana tienen una esperanza de vida de 1 o 2 años más corta, como promedio.

Beber al menos 18 copas a la semana, según el estudio, representa de 4 a 5 años menos de vida

Una bebida stándar

Sin embargo otros como Walter Willett, M.D., profesor de epidemiología y nutrición en Harvard, citado por la revista de la AARP (American Association of Retired Persons) afirman que esas conclusiones no contradicen los criterios sobre el consumo moderado.

“Los riesgos de solo una bebida al día son mucho más pequeños que los de fumar o ser obeso”, en opinión de  Willett. Según su criterio un consumo razonable significa una bebida al día para mujeres y dos para hombres.

Claro, alerta que hay casos y casos. Una mujer joven y saludable con antecedentes familiares de cáncer de mama, por ejemplo, puede querer evitar el alcohol por completo. Incluso pequeñas cantidades aumentan ligeramente el riesgo de cáncer.

Para la mayoría de los adultos mayores sanos Willett hace varias advertencias, entre ellas la definición de “beber moderadamente”.

En primer lugar debe considerarse una bebida estándar: 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino, 1.5 onzas de licores destilados como vodka o whisky o 8-9 onzas de licor de malta.

Otro consejo es no mezclar bebidas pues ello ejerce presión sobre el hígado y  puede aumentar la presión arterial.

Se debe evitar la bebida si se tiene una enfermedad hepática o se está en riesgo de desarrollarla.

Tampoco hay que beber porque se considere bueno para la salud. Comenzar a beber porque se estima beneficioso es un error.

Sin dudas se trata de un tema aún sin agotar. Pero algo resulta claro por el momento: es importante la moderación si queremos dar algo de alegría al corazón… sin afectarlo.

Wellness Destiny / Foto: Günther Schneider (Pixabay) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.