Islas Galápagos alerta frente al coronavirus

Luego de fortalecer su protección frente al impacto del turismo, el paraíso ambiental de Islas Galápagos cerró el paso al Coronavirus (covid-19).

Para eso, las autoridades prohibieron el ingreso al archipiélago de personas con síntomas de afección respiratoria. También aquellas que en el último mes hayan visitado países con brote activo del mal.

Desde ahora, los viajeros y residentes serán entrevistados en puertos y aeropuertos autorizados para un registro de procedencia y permanencia en Galápagos.

La administración local subrayó el aspecto preventivo frente a la crisis. Por ello enviará a territorio continental ecuatoriano a quienes procedan de lugares de riesgo.

“Queremos proteger al turista”, dijo el titular del Consejo de Gobierno de Galápagos, Norman Wray.

Prevención en Islas Galápagos

El funcionario advirtió que los individuos de la tercera edad son los más vulnerables al virus e integran parte importante de la población de las islas.

Los primeros casos afectados por el coronavirus fueron detectados en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019.

En menos de tres meses y tras su expansión hacia otros continentes el mal ha causado la muerte a varios miles de afectados en decenas de países.

En un comunicado, la Organización Mundial del Turismo (OMT) dijo que esa rama de la economía se caracteriza por una enorme interacción entre personas.

Y que, dada su enorme transversalidad, el sector desempeñará un papel clave en los esfuerzos de recuperación, aseguró la entidad.

Y pese a la crisis, la OMT rechazó la aplicación de restricciones de viaje o comercio a países con brotes de ‎covid-19.

Turismo y coronavirus

Además, llamó a los gobiernos, organizaciones internacionales y otros organismos a incluir el turismo como prioridad en sus planes y medidas de recuperación.

Pero el coronavirus es uno más entre los males que enfrentan las autoridades de Galápagos en su empeño de preservar un sitio considerado como el Mejor destino turístico responsable de América.

Se trata de uno de los ecosistemas más importantes del mundo. Está formado por 13 islas grandes, 6 medianas y 215 islotes situados a 1000 kilómetros de la costa de Ecuador.

Las islas ostentan los títulos de Patrimonio Natural de la Humanidad, Parque Nacional, Reserva de Biósfera y Reserva Marina (1986).

Para defender esa riqueza, el gobierno local aprobó un reglamento para las embarcaciones turísticas que tocan ese archipiélago perteneciente a Ecuador.

Galápagos más allá del covid-19

La norma establece los requisitos y parámetros de calidad que deben cumplir los prestadores de ese tipo de servicio en las islas. 

Al respecto, fija categorías de embarcaciones: las que permiten pernoctación a bordo y las no en las tres clases existentes (lujo, primera, turista y económica).

Asimismo, contiene las obligaciones para la obtención del Registro de Turismo y los derechos y deberes de los prestadores de servicios y de los usuarios.

El Ministerio de Turismo es el responsable de controlar los servicios turísticos de Galápagos y de todo el país en sus áreas protegidas.

Antes del covid-19, las islas sufrían consecuencias del turismo no responsable, la pesca ilegal, la contaminación y el cambio climático, entre otros aspectos.

Por eso, sus autoridades decidieron que el lugar “no reciba más personas de las que la naturaleza permite”.

WellnessDestiny /Imagen de Pen_Ash en Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.