Ecología y ecoturismo. ¿Antagonismo en la Amazonía?

La selva amazónica es un desafío para los exploradores y turistas, y una reserva ecológica gigantesca que, según científicos debería ser salvada de una explotación excesiva.

Es una forma de ver el vasto territorio amazónico, atravesado por un sorprendente río y un gran espectáculo de la naturaleza.

El río Amazonas en América del Sur es el río más grande por volumen de descarga de agua en el mundo y, según algunas definiciones, es el más largo.

Pero las preocupaciones ecológicas son graves.

Expertos creen que la continua deforestación de la selva crece, tal como subrayó hace años por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo -“Cumbre de la Tierra”- celebrada en Río de Janeiro en 1992.

Los pedidos internacionales entonces para la conservación se basaron en la opinión de que la cuenca del Amazonas es un recurso global, que sirve como un mecanismo de control para el clima mundial y como un depósito genético para el futuro.

Amenazada la biodiversidad.

Los estudios científicos indican que la selva amazónica, con quizás dos tercios de los micro-organismos conocidos del mundo, está amenazada.

La amenaza a la biodiversidad con  la posible pérdida de productos farmacéuticos aún desconocidos y sin explotar contenidos en el bosque es real.

El bosque es un absorbente eficiente de dióxido de carbono, y los científicos creen que el volumen de gas liberado cuando se quitan y queman partes sustanciales de esos llamados pulmones del planeta puede contribuir al calentamiento global a través del efecto invernadero

La selva amazónica es un poderoso vínculo, que muchos estiman de sagrado, entre los humanos y la naturaleza.

Actualmente, el 25% de los productos farmacéuticos occidentales se derivan de materiales extraídos de la selva tropical mundial, pero solo el 1% de las plantas de la Amazonía se han probado hasta ahora, según los científicos.

Turismo y soluciones ecológicas.

El turismo no parece ser el culpable, al menos el único responsable de los peligros que corre la región del Amazonas.

La industria sin chimeneas, regulada en estos casos por reglamentos también realistas, puede ser una solución y no un prejuicio.

Es ya una solución potencial a la pobreza mediante la creación de oportunidades laborales y empresariales.

Una respuesta es el Ecoturismo.

Los expertos sostienen que el Ecoturismo en la selva amazónica aún está en su infancia, especialmente en el norte del Amazonas.

Puede ser un gran beneficio para las personas y la vida silvestre que requiere crecimiento. El turismo sigue siendo beneficioso en puertos clave a lo largo del río Amazonas.

Los mismos expertos internacionales agregaron que el Ecoturismo en la selva amazónica puede ser muy rentable, como lo demostró un grupo de ecoturismo al generar solo en el Amazonas 11.6 millones de dólares en la década pasada.

El Ecoturismo es definido por la entidad Nature Conservancy como “viajar de manera responsable a áreas naturales que conserva el medio ambiente y mejora el bienestar de la población local”.

Ecoturismo en  la Amazonía.

Hoy en día, la selva amazónica y el río Amazonas ofrecen cruceros escénicos y de movimiento lento, caminatas en la jungla que pueden durar un día o una semana y alojamientos que van desde lo primordial hasta otras más refinados y elegantes.

Los turistas pueden pasar el tiempo en ciudades excavadas en el desierto que brindan todas las comodidades modernas que los exploradores ​​necesitan.

Valdría la pena salvar todo para el amenazado mundo futuro.

Wellness Destiny Fotos (1) DEZALBT (2) ArvidO

Frank Martin

Frank Martin

Periodista internacional y Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.