Sol, playa, arena y caipirinha en Brasil

Toda regla tiene su excepción, pero quizás ninguno de los turistas que visitan Brasil se marcha sin haber saboreado la caipirinha.

La conocida bebida constituye un símbolo del país sudamericano, a tan alto nivel como la samba, el fútbol, el Carnaval de Río o el Corcovado y su Cristo Redentor.

Caipirinha, una bebida centenaria

Por esa razón acaba de recibir el título de Patrimonio Cultural, Histórico e Inmaterial de la ciudad de Río de Janeiro, el principal polo turístico brasileño.

La distinción fue conferida por el gobernador de la urbe, Wilson Witzel, tras sancionar una propuesta impulsada por el diputado estatal Paulo Ramo.

En 2018 el coctel cumplió su centenario y constituye  “un movimiento cultural, una forma de identificación de Río”.

Sin embargo, su origen se ubica en la región de Piracicaba, en el estado de Sao Paulo, en el siglo XIX.

En 2003 el afamado trago fue instituido como la “bebida típica nacional de Brasil” y a nivel nacional la conocen como “el símbolo del borracho”.

La cachaza

La cachaza es el producto de la destilación del jugo fermentado de la caña de azúcar, con una concentración de alcohol de entre el 38% y el 48%.

En su elaboración solo se utiliza el caldo natural de la caña, a diferencia de los rones que incluyen melazas, como los producidos en muchas partes de la región del Caribe.

Un elemento clave en su producción es el tipo de madera empleado en las barricas de maduración del compuesto y que determinan su color, cuerpo y sabor.

Las más importantes son las maderas tradicionales de Brasil conocidas como Amburana, Amendoin, Bálsamo, Freijó, Grapia, Jequitibá, Louro Canela y Carvalho (roble).

Tipos de cachaza para la caipirinha: pura, plata o blanca, oro o amarilla, cada una con características específicas.

La importancia de la esencia de la caipirihna es tal, que en Brasil existe un  Instituto Brasileño de la Cachaza, creado en 2006.

Su objetivo es mejorar la producción del destilado y autorizar las zonas productoras de caña de azúcar del país, en particular en la región costera.

Los expertos consideran que la cachaza es la primera bebida espirituosa de América, destilada en tiempos de la colonización portuguesa (1500-1822).

Más tarde surgieron el Pisco, el Tequila y el Ron, este último considerado un hermano de la cachaza.

Según los historiadores, en sus comienzos la caipirinha fue un sustituto local de las bebidas de buena calidad como el whisky y el vino importados.

Y era el centro de los brindis de clase alta, ferias de venta de ganado y otros eventos de gran notoriedad.

El mayor consumo se registra en Brasil. Su exportación es reducida. Alemania es el principal comprador extranjero.

Un buen coctel

Los ingredientes principales de la mezcla son limón o lima, cachaza, azúcar (morena o blanca) y hielo en trozos (no picado).

En Brasil se conocen tres variaciones del coctel en las cuales se incluyen el vodka (Caipiroska),el  sake (Caipisake) y el ron (Caipirisima).

Y en otras partes del mundo se puede encontrar la CaipiGin (con Ginebra) o la Caipinectar (aguardiente en lugar de cacjaza).

Además también se pueden usar otras frutas en su elaboración, como el kiwi, la fresa, las frutas rojas y la piña, entre otras.

En cualquiera de sus formas, Salud por la bebida nacional brasileña.

Wellness Destiny Imagen de Annca en Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.