Turismo mexicano enfrenta invasión de sargazo

La bien ganada fama turística de la costa caribeña de México enfrenta un serio peligro. Una nueva invasión de sargazo cubre más de 150 kilómetros del litoral del estado de Quinta Roo.

Las playas e instalaciones más amenazadas albergan más de 1000 hoteles de la línea costera. Estos están ubicados en Cancún, Puerto Morelos, Isla Mujeres, Cozumel, Holbox, Tulum, Chetumal, Solidaridad, Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Mahahual.

Las macroalgas pueden alcanzar el millón de toneladas y conformar un “mar de sargazo” con su característico olor fétido.

Los primeros estimados sitúan en casi 3.000 millones de dólares las eventuales pérdidas derivadas de la contingencia.

Un combate de prioridad nacional contra el sargazo

La gravedad de la situación motivó a la Asociación de Hoteles de Cancún a combatir el problema como una prioridad nacional. El desastre amenaza por su impacto económico en el turismo sobre las regiones dañadas.

Ese sector constituye la tercera esfera económica más importante de México. En 2018 el país recibió unos 40 millones de visitantes para convertirse en el sexto destino más importante del planeta.

Para 2019, las autoridades esperan elevar a más de 44 millones la cantidad de turistas extranjeros. Estas visitas deben reportar un ingreso de 23 mil 263 millones de dólares.

A principios de este año, el gobierno federal creó una Comisión Interinstitucional para hacer frente a la crisis del sargazo.

Por su parte, un equipo de la cancillería realiza monitoreos con satélites cada 3 horas.  También revisa y pone en práctica los convenios internacionales vigentes ya que la crisis impacta a 19 países de la región.

Daño ecológico por el sargazo

En lo inmediato, se esperan recales masivos de sargazo que cubrirán completamente la línea de costa de Quintana Roo y sus islas, desde Punta Cocos en Holbox, en el norte, hasta la comunidad de Xcalak al sur, en la frontera con Belice.

Los expertos recordaron que el sargazo ocasiona la muerte de peces, tortugas y pastos marinos. Al descomponerse en la playa genera ácido sulfúrico y arsénico, letales para miles de especies marinas y mantos freáticos de agua dulce.

Aleira Lara Galicia, de Greenpeace México recomendó detener la invasión desde el mar para evitar que el uso de maquinaria pesada para su retiro de las playas ocasione erosión y la destrucción de nidos de tortugas.

Wellness Destiny /Foto: Miguel Lozano (Pexels)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.