Turismo de bienestar y a veces de crueldad con animales

Millones de turistas cruzan el mundo buscando nuevas experiencias de bienestar con animales salvajes pero a veces terminan siendo crueles.

En los espectáculos participan elefantes, mantarrayas, cocodrilos, tigres, delfines, perezosos, orcas y tiburones, entre otras especies.

Los turistas van guiados seguramente por un sentimiento de bienestar  para los animales salvajes.

Buscando el  bienestar podrían convertirse en  verdugos.

Este tipo de advertencia lo hace el proyecto sin fines de lucro Wildlife Watch de la National Geographic Society.

Una teoría de uno de los análisis de National Geographic es que el turismo natural tiene origen en el amor a los animales.


Desvío  hacia la crueldad.

Natasha Daly escritora y escritora de la entidad pasó un año y medio viajando por cuatro continentes en contacto con casos equívocos de amor sincero por los animales.

En su análisis reciente dijo haber visto elefantes después de trabajar encadenados por sus tobillos a los postes.

Vio mantarrayas cautivas en México y sesiones fotográficas con tigres en África.

Recordó que tales espectáculos exigen “un flujo constante de animales salvajes que trabajan todos los cuales han sido capturados o entrenados en la sumisión”.

Buenas intenciones frustradas

La investigación reconoce que muchas atracciones turísticas de animales salvajes pueden no ser éticas.

En Tailandia se ofrecen baños de elefantes para los visitantes que deseen chapotear con un elefante en un río o foso de barro.

Daly advierte que a menudo el baño se repite todo el día.

Y solo los elefantes entrenados se someten a tal práctica.


Una conclusión de la especialista es que los encuentros turísticos con animales cautivos siguen siendo extremadamente populares.

“Tal vez porque un avistamiento de animales está asegurado” es una razón que percibe.

 Los animales parecen felices.

Quizás lo más convincente de todo es porque el encuentro preparado da una fotografía junto a los animales que tiene éxito en las redes sociales, explicó.

 

Estima como complicado el percatarse de abusos sobre animales cautivos.

“Las personas aman a los animales y quieren acercarse a ellos y realmente desean aprender más sobre ellos también”, escribió en su artículo

Para detectar si existen daños recomienda a los turistas “mantener la distancia”.

“Busque experiencias que ofrezcan la observación de animales que participan en comportamientos naturales en ambientes naturales”, agregó.

Medio millón e animales maltratados

Estadísticas de otra entidad, la World Animal Protection aseguran que a nivel mundial son 550.000 los animales salvajes en cautiverio que sufren de crueldad para entretener turistas.

Las organizaciones protectoras de animales denuncian una amplia industria basada en tratos crueles.

Del 20 al 40 % de los 1.500 millones de dólares que genera la industria turística global cada año proviene de negocios de turismo de fauna salvaje.

Están incluidos espectáculos de nadar con delfines, montar elefantes y  acariciar cachorros de tigre.

Cualquier actividad que implique extraer animales salvajes de su hábitat solo con fines de entretenimiento.

Wellness Destiny/Foto Thomas B/ Links Amazon/

Frank Martin

Frank Martin

Periodista internacional y Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.