Tips tropicales para vacaciones de invierno

Los viajeros que huyen del frío de sus países a los trópicos durante vacaciones de invierno saben qué ropa llevarán . Muy ligeras. Pero quizá se pregunten cuales serán los mejores alimentos a consumir bajo el calor.

Médicos aseguran que muchas enfermedades crónicas que sufren nuestros cuerpos se deben a un desequilibrio en nuestra temperatura y energía internas (o Qi) que afecta a nuestros órganos.

Los autores de ese concepto fueron los antiguos chinos.

Un balance basado en el Yin y el Yang ha identificado que las propiedades nutricionales de los alimentos se pueden dividir entre los alimentos calientes y por otra parte los frescos y neutros.

Los especialistas actuales divulgan estos criterios especialmente cuando recomiendan alimentos para veranos rigurosos o para unas vacaciones en los trópicos. Es cierto que el clima tropical es sinónimo de cervezas frías, días junto a la piscina y postres congelados. Pues todo se trata de vencer el calor.

No obstante las recomendaciones de un buen número de dietistas son claras y más precisas que eso.

Un simple tratamiento de los males

Los alimentos refrigerantes tienen la capacidad de eliminar el calor y las toxinas, subrayan. Esos expertos advierten que si el cuerpo está demasiado caliente, pueden ocurrir muchos síntomas, algunos considerados como graves.

Entre esos síntomas estarán la transpiración, la sed, el estreñimiento, la ansiedad, los ojos rojos, la cara roja, los dolores de cabeza, los sueños vívidos, las úlceras en la boca o la lengua y ciertos dolores esporádicos alrededor de la boca.

El tratamiento para tales males es simple, según ellos: Trate de incluir ciertos alimentos en su dieta.

Las fresas, moras, arándanos, frambuesas y arándanos son frutas muy alcalinas. Generan una energía fría en el cuerpo según la medicina tradicional china y son las preferidas de los dietistas.

Los plátanos son dulces en sabor y fríos en la naturaleza. Son capaces de eliminar el “calor” intestinal agregando humedad y eliminando toxinas. Se recomiendan verduras marinas como Kombu, nori, wakame, arame y palma de mar estimadas como excelentes para incluir en una ración diaria de verano.

Son ricos en calcio, hierro, fósforo y minerales y vitaminas.

Las palmas de coco son muy frecuentes en las películas que muestran a una persona solitaria en una isla desértica tropical. Si un náufrago tiene acceso a comer cocos, podrá considerarse con buena suerte.

Melones durante vacaciones de invierno

El agua tierna de coco y la fruta misma no solo son deliciosas y están llenas de beneficios para la salud, sino que también tienen una gran cantidad de propiedades refrescantes.

Los cocos están disponibles, especialmente en el Caribe y en el sur de la India, y ambos pueden ser un elemento básico de la dieta bajo el trópico de cualquier persona.

Los melones fríos apagan incluso la sed más intensa y abundan durante los meses de invierno incluso en las regiones tropicales. Una rebanada simple ofrece una experiencia excelente y refrescante. Los melones son bajos en calorías y altos en contenido de agua (95 por ciento), lo que los convierte en una fruta extremadamente refrescante.

Sentirse “fresco como un pepino” es una exclamación dicha en broma que en realidad podría tener algo de peso. Los pepinos son increíblemente hidratantes, y mantenerse hidratado adecuadamente durante los meses más calurosos es crucial.

Wellness Destiny

Frank Martin

Frank Martin

Periodista internacional y Editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.