La bicicleta es un amuleto contra la mortalidad

Estudios por el mundo indican que está a mano de cualquier persona un amuleto efectivo e incluso turístico contra la mortalidad, la bicicleta.

Aunque las investigaciones sobre el vehículo proceden de muchas partes del mundo, los neozelandeses se han dedicado a fondo al asunto

Esos especialistas descubrieron que 3,5 millones de neozelandeses viajan al trabajo cada día sobre dos ruedas y , claro, sin la ayuda de un motor.

Otro descubrimiento fue que el hábito de andar en bicicleta puede reducir en un 13%  la mortalidad.

De esta manera el ciclismo queda asociado a una vida más larga y saludable.

La mala noticia es que la cifra de ciclistas diarios en Nueva Zelandia, pese a parecer contundente es solo el 3 % de la población global.

Otros estudios indican que por ejemplo en Estados Unidos y en algunos países de Europa la proporción está entre un 0,6 y el 1 %.

¿Stress? Pruebe andar en bicicleta

Los científicos han confirmado ya hace tiempo algunos de los beneficios más importantes de las bicis.

Se ha comprobado que ayudan a controlar el peso, fortalecen las rodillas y tonifican las piernas, reducen la celulitis y de paso protegen el medio ambiente.

Aunque sea en un viaje al trabajo, el ciclista mantiene en todo el tiempo de recorrido un sentido de libertad.

El aire y el sol están sobre el cuerpo todo el tiempo. Si llueve basta guarecerse con un timonazo.

Los beneficios se multiplican si el vehículo se usa para un recorrido turístico.

Puede verse cada detalle, sentirse cada olor, y detenerse en cualquier parte. De alguna manera las bicicletas brindan sorpresas saludables.

Se ha comprobado por ejemplo que mejora el sistema inmunológico.

Inmunícese con la bicicleta

Un estudio presentado en la BBC de Londres en 2018 indicó que el  ciclismo en edades avanzadas fortalece el sistema inmunológico.

Esto es porque mantiene estables los niveles de grasa corporal de las personas envejecidas.

Los expertos más entusiastas afirman que los paseos frecuentes sobre las dos ruedas clásicas pueden incluso rejuvenecer al sistema inmunológico.

Una prueba en Gran Bretaña sobre 125 ciclistas amateurs de 55 a 79 años comparados a otros sin bicis reflejó tales resultados.

En los hombres, los niveles de testosterona permanecían altos.

Un órgano llamado timo, que fabrica las células T, normalmente comienza a achicarse a partir de los 20 años de edad.

 Sin embargo, los timos de los ciclistas de más edad generaban la misma cantidad de células T que las personas jóvenes.

 Un estudio danés reciente encontró que andar en bicicleta regularmente podría reducir los riesgos de ataque cardíaco en un 11%.

Seguridad versus bicicletas

Pero muchas ciudades carecen de la infraestructura para apoyar a los ciclistas.

Carecen por ejemplo en sus carreteras y calles de redes de carriles para bicicletas  como en  Alemania y los Países Bajos.

 ¿Entonces es seguro andar en bicicletas? En muchos lugares NO. Un disuasivo en cuanto a andar en bicicletas es el intenso tráfico en el mundo moderno.

En muchos países las carreteras están especialmente diseñadas para Su Majestad el Automóvil. Esto resta interés en la bicicleta porque de instrumento en contra de la mortalidad puede tornarse mortífera

Las largas distancias a recoger también muestran gran enemistad contra el vehículo carente de motor.

Una opinión que comparten estadounidenses y europeos temerosos es que la bicicleta no puede compartir supercarreteras.

Los ciclistas que en el mundo deciden hacer largos viajes son aún considerados como “únicos” y “audaces”.

Esto es porque no son muchos.

Wellness Destiny/ Fotos.-Pixabay

Frank Martin

Frank Martin

Periodista internacional y Editor