Escalera Santa, escalones que subió (o no) Jesucristo

Atención creyentes, amantes de la Historia y viajeros interesados en recorrer espacios de interés cultural: hasta el 9 de junio tienen la oportunidad de subir en Roma 28 escalones que muchos creen subió Jesucristo.

Es la llamada Escalera Santa, desde 1980 declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se estima fue traída desde un palacio de Poncio Pilatos en Jerusalem.

Durante los pasados 3 siglos estuvo protegida por una cubierta de madera que ahora fue retirada para restaurar el monumento.

Al terminar los trabajos volverá a protegerse y quien sabe cuando los viajeros tendrán una nueva oportunidad así.

Realmente no existen documentos escritos que lo demuestren, pero la leyenda asegura que esos peldaños fueron traídos por Helena, madre del emperador Constantino.

Santa Helena, como la conoce la Iglesia Católica, dedicó sus peregrinaciones a la Tierra Santa a identificar reliquias cristianas para llevarlas a Roma.

Indulgencia plenaria

En la actualidad está ubicada en Piazza San Giovanni in Laterano, Roma. Es el llamado Pontificio Santuario della Scala Santa,  cercano la Basílica de San Juán de Letrán.

La Escalera Santa es un lugar de peregrinación para los cristianos. La tradición impone subirla de rodillas.

Algunas personas aseguran haber vivido una experiencia mística durante el ascenso. Otros se conforman con obtener la indulgencia plenaria.

Esta fue otorgada en 1908 por el Papa San Pío X para los devotos que la asciendan.

Ello junto a la confesión, la comunión y la oración.

En la escalera pueden observarse varias manchas de sangre. La tradición asegura que se trata de la sangre de Jesús, quien ya había sufrido la flagelación.

Objeto particular de devoción es el escalón número 11, sobre el cual se asegura que cayó Jesús de rodillas y derramó su sangre.

¿Una Escalera Santa auténtica?

Con motivo de la Semana Santa de 2019, sin embargo, aparecieron versiones de científicos que consideran esta escalera es realmente una réplica.

Owen Jarus recogió en la revista Live Science varias de esas opiniones. Principalmente las dudas se deben al material utilizado y el momento en que se estima Helena ordenó el desmontaje de la escalera.

Según Orit Peleg-Barkat, profesor del Instituto de la Universidad Hebrea, difícilmente se trate de la escalera auténtica porque el mármol, asegura, se utilizó muy poco en esa región antes del siglo II.

Jodi Magness, arqueóloga y profesora de estudios religiosos en la Universidad de Carolina del Norte, tampoco refrenda la autenticidad.

Según la investigadora el palacio de Pilatos fue destruido por los romanos en el año 70 y cuando Helena visitó la Tierra Santa ya no debió existir la escalera original.

Tradición cristiana

Julia Smith, profesora de historia medieval en la Universidad de Oxford, considera también que se trata de una réplica.

En opinión de Smith es uno de los muchos lugares de Jerusalén replicados en Roma a lo largo de la Historia.

Para el Vaticano, sin embargo, se trata de la escalera original que subió Jesucristo para llegar al juicio en que fue condenado a morir crucificado.

El sitio oficial de la Escalera Santa indica que, según la tradición cristiana, estas fueron llevadas a Roma por Santa Helena en 326 dC.

A falta de pruebas que confirmen su autenticidad o la nieguen, la Escalera Santa sigue siendo un objeto de peregrinación y de atención por los amantes de la Historia y el turismo cultural.

Wellness Destiny

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.