La pandemia y las buenas noticias para el turismo mundial

Una mala noticia para el turismo sobre la epidemia de la Covid-19 es que esta reducirá los arribos globales mundiales en un 50% en 2020,

Es una buena que diversos destinos importantes ya están utilizando medidas y tecnología para devolver gradualmente al carril la industria universal del ocio.

Imagen de Shutterbug75 en Pixabay

Las novedades surgen aun cuando la pandemia no ha terminado

La lógica humana que proyecta el peligroso coronavirus se condensa en un realismo inocultable.

Todos presentimos que la vuelta a la normalidad será aun lenta, dura y prolongada.

Este es un realismo que reactiva no obstante la magnífica actitud humana ante la adversidad , que es luchar.

Se expande el convencimiento de que a tecnología es un arma excelente para ese combate.

En los destinos del mundo se trabaja, por ejemplo, en cámaras térmicas para la desinfección masiva y escaneo de temperatura en actos y ceremonias necesariamente masivas.

La idea básica es vencer a la Covid-19 sin rehuir a una masividad relativa que  para la industria turística global mundial es vital.

Un pronóstico convincente es que la masividad solo volverá cuando las vacunas anulen a la Covid-19.

Pero el turismo planetario, para sobrevivir, tiene que acercarse lo antes posible y lo más que pueda a una masividad suficiente para salvar costearse.

Las muchedumbres no obstante son un factor de riesgo para causar brotes de la  epidemia.

¿Es posible una masividad bajo control?

No parece una vía actual, cuando la pandemia golpea gravemente y se reproduce en decenas de naciones

Ello implica el reto de viabilizar viajes turísticos con  respuestas limitadas de aislamiento y con la comodidad y libertad que exige un viaje de placer.

Este es un problema al menos para el reinicio prolongado y cauteloso del turismo mundial.

Parece que ha llegado la hora de las innovaciones tecnológicas

Una investigación del mercado global hecho por Euromonitor International predice un auge de la innovación tras el coronavirus..

En ese marco la confianza en un turismo sostenible dependerá del bienestar.

Los expertos recomiendan   un aumento de las actividades de recreo basadas en la naturaleza teniendo en cuenta las afectaciones sicológicas que deje la Covid-19 en las personas.

Sin embargo, desconfían del turismo excesivo que estaba destruyendo antes de la pandemia destinos naturales y ciudades maravillosas.

La destructiva pandemia ha llevado el subconsciente humano a una certeza muy clara y avasalladora de la vulnerabilidad.

Es de esperar que por mucho tiempo el distanciamiento social hará obligatorio el uso de ciertas tecnologías que se han tornado vitales como la transmisión de información sin contacto físico.

Ya se desarrollan aplicaciones en los smartphones que permitan planificar los viajes con mayores garantías sanitarias.

El bienestar es un elemento crucial para la práctica turística que domine en el proceso de reservaciones, de los viajes aéreos, de los   aeropuertos, viajes de cruceros y en   los destinos.

Los destinos turísticos que ya reabren sus puertas tienen un factor común.

Este es promocionar la seguridad del bienestar de los viajeros mediante innovaciones médicas y de organización.

Y esta necesidad probablemente sobreviva a la aplicación de vacunas efectivas o y de medicamentos que combatan con éxito al coronavirus.

Este es un enemigo persistente que aún lucha por quedarse.

Wellness Destiny Imagen de Free-Photos en Pixabay

Frank Martin

Frank Martin

Periodista internacional y Editor