Cineturismo: Locaciones de El Camino de Breaking Bad

Los seguidores de una de las series recientes más vistas vuelven a estar de plácemes en 2019 con el filme El Camino, una película de Breaking Bad, producida por Netflix.

El mismo creador de la serie, Vince Gilligan, escribió y dirigió el filme.

La trama narra los acontecimientos ocurridos a Jesse Pinkman (Aaron Paul) a partir del final de la serie televisiva.

Ahora se sabe que para la filmación del filme los realizadores volvieron a Albuquerque, Nuevo México, además del Desierto Pintado de Arizona.

Para los amantes del cineturismo la exhibición de El Camino es una motivación más para volver a las locaciones de Albuquerque.

Burritos en Los Pollos Hermanos

Si usted es uno de ellos un buen comienzo sería ir a comer algún bocadillo al restaurante “Los Pollos Hermanos”.

Es un escenario  clave de Breaking Bad que el narcotraficante Gus Fring (Carlos Expósito) utiliza como tapadera de su imperio de metafentaminas.

Pero como es una instalación ficticia debe buscar el restaurante Twisters en 4275 Isleta Blvd SW. Albuquerque, NM 87105.

La promoción del local explica:

“Lo alentamos a sentarse en el mismo stand en que Walter White alguna vez lo hizo, posar para algunas fotos y probar un burrito de South Valley cubierto con chile verde y nuestras papas fritas rizadas.”

Tal vez la afirmación busca evitar equívocos porque el restaurante no vende pollos. El menú incluye hamburguesas, burritos, huevos rancheros y platillos similares.

El Desierto Pintado y El Camino

Pero eso fue en Breaking Bad. En su secuela El Camino una locación destacada es el Desierto Pintado.

Con una extensión de 93,500 acres (378 kilómetros cuadrados) este desierto califica como uno de los más pintorescos del mundo.

En la región vivió durante cientos de años la tribu Hopi (Navajos) pero el nombre se lo dieron los colonizadores españoles.

La erosión aporta al suelo en algunos lugares un colorido impresionante que va desde amarillo a rojo.

Hoy en algunos de sus espacios pueden verse árboles petrificados, restos de lo que fueron sus bosques hace miles de años.

Se extiende desde el Parque Nacional del Gran Cañón hacia el este hasta el Parque Nacional del Bosque Petrificado.

En El Camino aquí fue enterrado Todd (Jesse Plemons). En un “detrás de la cámara el actor considera que hubo momentos en el Desierto Pintado que parecían propios de un clásico. 

Por su parte Gilligan explicó como se consiguieron algunas de las tomas impresionantes que se ven en el filme.

Sobre ello comentó que el director de fotografía de la película también es piloto de drones y algunas tomas del desierto fueron hechas hasta desde 60 metros de altura.

Lo que se ve, sin dudas, amerita un viaje, se sea aficionado o no a Breaking Bad.

Chevy El Camino

Para evitar equívocos: El Camino no es una traducción, es el nombre del modelo de Chevrolet 1978 propiedad del personaje Todd en Breaking Bad.

Jesse Pinkman lo utiliza en el episodio final de la serie. En ese auto, propiedad de Todd, escapa de sus captores y comienza su lucha por la supervivencia narrada en El Camino.

Este modelo utilitario fue fabricado  de 1959 a 1960 y de 1964 a 1987. 

A raíz del filme circuló en Internet una versión sobre la reaparición de este coche en 2020. Pero hasta ahora parecer ser solo eso, un rumor.

Sin embargo, aunque el filme toma el nombre de El Camino Pinkman lo lo conduce cuando comienza esta película, especie de epilogo de la serie.

En la mayor parte del filme lo que conduce Pinkman es un Pontiac Fiero, el primer deportivo de 2 plazas de esa marca.

Pero ya sea con El Camino o el Pontiac Fiero u otro medio de transporte recorrer el Desierto Pintado es una experiencia alucinante con parajes que parecieran más ficción que Breaking Bad.

Wellness Destiny / Foto: Skeeze (Pixabay)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.