Emotional Wellness o Cuando el arte cura.

Se sabe que el arte tiene un efecto terapéutico porque puede movilizar capacidades artísticas que todos llevamos dentro.

Se trata de  un potencial artístico o pasiones por descubrir que emergen un día cualquiera.

Los accidentes de la vida, un duelo o luto pueden fragilizar al más común de los mortales.  

Un acontecimiento imprevisible hace que el tiempo se detenga, impida proyectarse al futuro.

Las terapias artísticas suelen sanar el alma, cuando las terapias convencionales no curan.

La terapia artística procura bienestar emocional
Imagen Pixabay

“Antes de ser un rostro o un paisaje, un cuadro es emoción “, decía Matisse.

Con 18 años, encamado por una operación, Henri Matisse (1869-1954) descubre la pintura gracias a una caja de colores que le ofrece su madre para “matar el tiempo” en el hospital. (Vea “Matisse como una novela” https://www.centrepompidou.fr/es/programa/agenda/evento/yItyEdE

 De salud frágil, introvertido, ansioso Matisse acompañó su convalecencia gracias al arte. Resultado: luego del restablecimiento el dibujo y la pintura se convierten en su razón de ser.

Ya viejo y enfermo, postrado nuevamente en una cama, continuó su obra con  láminas creadas a partir de papeles coloridos recortados , que alegraron su existencia.

“Dibujar con tijeras, decía el Artista. O cómo lograr transformar el revés en creatividad. Matisse, con sus papeles guacheados y recortados “dibujó con tijeras” la realidad vivida durante sus viajes en la Polinesia francesa.

Dibujó  corales, peces, flores, pájaros, silueta y los plasmó con destreza en composiciones  donde líneas y colores se liberaron, ya al final de su vida.

Fue un ejemplo de resiliencia. Matisse se “reinventó” con coloridos recortables, inspirado en recuerdos de las islas.

Su último viaje fue interior, allí encontró serenidad y paz espiritual.

El Bienestar emocional y espiritual se logra coloreando Mandalas y Zentangles

Zentangles

El confinamiento debido a la Covid 19 ha contribuido en parte al auge de las manualidades : Mandalas, zentangles, recortables desplazaron momentáneamente el mundo virtual.

Con papel, tijeras, pintura y algo de imaginación podemos utilizar el dibujo y el color para transmitir emoción con prácticas meditativas simples como los Mandalas y Zentangles.

Ambos han invadido tanto librerías como redes sociales porque ayudan a relajarnos, fomentan la sensibilidad artística y nos transportan a pasatiempos de nuestra infancia.

Los Mandalas son diseños concéntricos que simbolizan la armonía del universo y de la naturaleza.

Provienen del Budismo y personifican el equilibrio a través de formas geométricas, motivos florales, animales o abstractos. Se usan desde hace siglos, para meditar y calmar la mente. Los terapeutas lo usan con éxito en talleres de arteterapia.

El Zentangle es otro método de meditación artística usado como Arteterapia que mezcla creatividad y relajación.

Usa dibujos abstractos con patrones repetitivos de líneas, puntos, círculos y espirales para potenciar nuestra creatividad (y liberarnos de la hiperconectividad.).

Zen significa meditación y tangle enredo, en inglés. Como aquellos garabatos que hacíamos en una hoja mientras hablábamos al teléfono fijo, para dejar vagar nuestra imaginación.

De eso se trata : meditar dibujando para expresar nuestras emociones, con lápiz o pincel.

Arteterapia, un concepto reconocido por la comunidad científica.

La pintura, el dibujo, la escultura, el tejido, la cerámica son actividades creativas cuyos beneficios para nuestra mente y nuestro bienestar son ya reconocidos por los científicos. 

El arte ha demostrado ser herramienta terapéutica eficaz en el tratamiento de patologías asociadas a la salud mental. Es utilizado en psiquiatría para mejorar el bienestar emocional.

Cuando estamos concentrados en una tarea manual, nuestro cerebro se activa, estructura nuestro pensamiento, mejora la memoria y el ánimo.  Permite de esta manera alejarnos de los bloqueos emocionales, relacionales o profesionales “, nos explica el Profesor Bersani.

Para los Seniors también es una buena noticia la utilidad de la terapia artística para la salud.

Un estudio de 2019 en The Journal of Gerontology  confirmó que aun con 80 años es posible recuperar la plasticidad cerebral. Confrontarnos a nuevos aprendizajes es liberar creatividad.

Sí, algunas terapias artísticas pueden aliviar almas en pena y devolver el apetito de vivir.

El arte puede ser el último refugio. Cuando las palabras no bastan, ni la medicina cura.

Wellness Destiny. Imágenes de Pixabay

Susana Menéndez

Susana Menéndez

Graduada en Ciencias Biológicas (UH) y en Filología Hispánica (Université Clermont Auvergne (UCA)- Francia. Sus experiencias en diferentes ámbitos (científico, docente) animan su quehacer cotidiano a partir de la práctica del consumo responsable.